Viviendo en el extranjero

EXPAT-TRAVEL BLOG. El mundo al alcance de tu mano. Tips para quién vive fuera de su país y para quién mira a la expatriación.

Talento mexicano: Selene Guerrero Trujillo, bailarina del Ballet Nacional de Canadá. (Entrevista)

Deja un comentario

Estamos con Selene Guerrero Trujillo, talentosa bailarina mexicana, que vive en Toronto y forma parte del Ballet Nacional de Canadá.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A ustedes nuestros queridos lectores, les platico que hablamos con Selene en una pausa tras bambalinas, durante el ensayo general de Romeo y Julieta.

¡Hola Selene! Muchas gracias por aceptar nuestra entrevista, sabemos que la agenda de una bailarina profesional es muy ocupada y valoramos mucho el hecho de que hayas logrado hacernos un espacio. 

Hola Isabel, muchas gracias a ti, es un gusto.

1.¿Cuánto tiempo llevas viviendo en Canadá?

11 años, desde el 2004.

2. Estudiaste danza clásica en la escuela nacional de danza y los últimos años los hiciste en la escuela Nacional de Ballet de Canadá, ¿cierto? ¿Qué es lo que te hizo decidir terminar tus estudios en Toronto?

Así es. Pues ya había visto otros casos en los que personas como Elisa Carrillo habían estudiado en el extranjero. De hecho ella, (Elisa Carrillo) fue a dar una plática a mi escuela y me llamó la atención. Después Toronto vino por casualidad. Yo fui a un curso de verano que en realidad era una audición para la Escuela Nacional de Ballet en Canadá, yo no lo sabía, yo pensaba que era un curso de verano y ya, pero al final me aceptaron. Gracias al apoyo del FONCA (Fondo Nacional para la Cultura y las Artes) y de mi familia logré irme a estudiar los últimos dos años de la carrera de ballet.

3. ¿Cuántos años tenías cuando te fuiste a vivir a Canadá?

16 años

“Yo creo que era más valiente a los 16 años que ahora, tenía muchas ganas y adaptarme fue fácil…”

4. Cuéntanos un poco más sobre el proceso, eras jóven, y la danza a veces puede ser dura, ¿Cómo viviste el estudiar una carrera tan difícil sumado al estar lejos de tu país?

Yo creo que era más valiente a los 16 años que ahora, tenía muchas ganas y adaptarme fue fácil, gracias también al apoyo de mi familia y al hecho de que siendo Canadá un país de inmigrantes, no te sientes como un extranjero, te sientes parte de. Lo más difícil tal vez, fue que cuando llegué no hablaba nada de inglés y tenía que estudiar la prepa además de mis clases de ballet, que esas no había problema porque las clases de danza se dan en el mismo idioma en todo el mundo. Pero me ayudó que de 18 que éramos en mi salón, 8 de nosotros no hablábamos inglés al principio de la prepa, así que ver que otros lo lograban y que no era la única que tenía esa dificultad me motivó.

5. ¿Los apoyaba la preparatoria, a ustedes, los estudiantes internacionales, para nivelarse? ¿De qué manera?

Si, mucho. Teníamos una clase que se llamaba “ESL”, English as a Second Language, el primer año. Cuando los demás iban a su clase de Inglés y Literatura, nosotros nos íbamos al ESL, pero todas las demás clases las teníamos junto con los demás. A partir del segundo año ya seguíamos todas las materias con todos.

6. ¿Cuándo te uniste al Ballet Nacional de Canadá (NBC) y cómo se dio la oportunidad?

Normalmente cuando uno termina la escuela hace audiciones para entrar como aprendiz en una compañía, en mi caso no fue así pues me lastimé en mi último año de la escuela de ballet, y no me aceptaron como aprendiz en la compañía, lo que me propusieron fue hacer un año extra de escuela y acepté. Terminó siendo el año que más disfruté de toda la escuela, porque ya no tenía que estudiar la prepa, podía dedicarme a bailar y fue cuando de verdad que me empecé a sentir “bailarina”. Al final de este año en la audición me dieron un lugar como aprendiz en el Ballet Nacional de Canadá, pero antes de empezar la temporada se liberó un lugar y entré directamente con contrato de cuerpo de baile al Ballet Nacional de Canadá.

7. ¿Cuáles son los tres aspectos que más te gustan de vivir en Canadá?

La organización, el multiculturalismo y la educación de la gente. Es increíble como te tratan, son siempre muy educados y amables.

8. ¿Qué es lo que más extrañas de México?

Mis amigos, mi familia, el clima, muchas cosas. Son aspectos que aunque pasen muchos años no se dejan de extrañar.

9. Toronto es una ciudad con un gran multiculturalismo, ¿cómo vives esto en tu cotidianidad?

“Esta interacción con otras culturas, me ha hecho valorar mucho la mía, claro, pero también he podido aprender mucho de las demás y sobretodo a respetarlas”.

Pues por ejemplo la mayoría de mis amigos vienen de países y culturas diferentes y aprendemos todos de todos. Probamos la comida típica de todos, y hay mucho respeto hacia la cultura de los demás. Ahora me he dado cuenta de que antes era muy ignorante en cuanto a otras culturas. Esta interacción con otras culturas, me ha hecho valorar mucho la mía, claro, pero también he podido aprender mucho de las demás y sobretodo a respetarlas.

10. ¿Te has adaptado al largo invierno canadiense?

No. Cuando llegué a Canadá me dijeron que me iba a acostumbrar al invierno, pero… me mintieron (sonríe), porque hasta ahora no me he acostumbrado. Lo que sí he aprendido es a usar la ropa adecuada y no fue inmediato, al principio según yo usaba la ropa adecuada pero después me di cuenta de que no, es un poco rara la ropa que se debe de usar para protegerse adecuadamente del frío pero uno se acostumbra.

11. ¿Cómo le describirías a alguien que no trabaja en el mundo la danza el multiculturalismo presente en muchas de compañías de danza y si crees que este convivir intercultural tenga algo que aportar al mundo?

Pues sí, sobretodo en compañías grandes hay gente de todo el mundo, y es algo que nos enriquece mucho. En la compañía en la que estoy hay bailarines de muchas partes del mundo, y aprendemos uno del otro, por ejemplo hay algunos italianos y ahora que estamos bailando Romeo y Julieta, nos cuentan de su tierra, etc. Cuando bailamos Carmen, muchos me preguntan a mí sobre el estilo: ¿Cómo se hace esto, o cómo se hace el otro? Es una convivencia muy bonita, con mucho respeto. 

12. Para finalizar ¿Cuál sería el o los consejos que le darías a alguien que está por irse a vivir a otro país?

“Mente abierta, ser respetuoso de otras costumbres, y adaptarse a ese nuevo país, pues de lo contrario uno se pasaría la vida extrañando a su propio país.”

Selene, muchas gracias de nuevo por haber estado con nosotros.

¡Gracias a ti Isabel!

This gallery contains 3 photos


1 comentario

15 motivos por los que deberías estudiar en el extranjero

Vivir es caminar, cruzar fronteras, superar nuestros propios límites, por eso irte a estudiar fuera de tu país puede convertirse en una de las mejores experiencias de tu vida, y qué mejor momento para hacerlo que cuando eres joven, tienes tantas ganas de aprender (aunque esperemos que estas nunca se terminen), una energía interminable y toda la vida por delante.

Así que deja tu zona de confort y lánzate a la aventura, porque la aventura pagará y te traerá muchas sorpresas. En seguida los 15 motivos por los que no deberías esperar:

  1. Podrás aprender a realizar un proyecto.

Irte a estudiar fuera de tu país es todo un proyecto que se tiene que idear, planear, ejecutar y darle seguimiento, es una experiencia que te enseñará que los sueños se pueden cumplir, pero que primero hay que soñarlos, y que no basta con eso, hay que llevarlos a cabo, con acciones concretas.

2. Estudiar en el extranjero te enseña a viajar.

Aprendes a preparar tu itinerario, a viajar en tren, a despertarte tempranito para visitar todo lo que puedas en tus días libres. Las ganas de realizar un viaje por el país o el continente, en tu semana de vacaciones, solo, o junto a tus compañeros, te impulsará a reservar vuelos, trenes, hostales, comprar la City Card, etc, y te convertirás en un experto, casi casi pones tu agencias de viajes cuando regreses a tu país 😉

3. La convivencia con otras culturas.

No hay cosa más hermosa que muchas personas de decenas de países que se divierten y hacen equipo, esto es lo que pasa cuando vas a estudiar al extranjero, conoces otras culturas y ves que muchos de los estereotipos sobre algunas culturas son falsos. Aprendes que todas las culturas tienen algo positivo de lo que puedes aprender.

estudiar extranjero, becas extranjero, estudiar inglés, superación, superación personal, aventura, posgrado, becas posgrado

4. Networking.

Conocerás gente de todas partes del mundo y conocer gente es bueno, nunca sabes qué te depara el destino, y las relaciones que haces en un periodo de estudios en el extranjero pueden durar toda una vida. Puedes conocer a tu mejor amigo, a tu futuro empleador, compañero de viajes, socio, o hasta a tu pareja. En un viaje así, conocerás personas que si no te hubieras lanzado a esta aventura nunca hubieras conocido.

5. Saldrás de tu ambiente y aprenderás a adaptarte.

Has escuchado que muchas empresas cuando buscan personal, buscan personas que tengan la capacidad de resolver problemas, el famoso “problem solving”, pues con una experiencia de estudios en el extranjero, esta capacidad la obtendrás de seguro. Estudiar en el extranjero quiere decir salir de tu zona de confort, adaptarte a nuevas costumbres, a un idioma que no es el tuyo, a nuevas formas de hacer las cosas y tendrás que resolver imprevistos, lo cual te dará sin duda, un gran crecimiento personal.

6. Conocer mientras aprendes.

Este es uno de los motivos más interesantes, ¿qué mejor que conocer nuevos lugares, mientras inviertes en tu superación? La combinación da resultados impresionantes pues uno aprende con más gusto porque está relajado, y al mismo tiempo conoce gente con la que puede viajar. Una de las destinaciones para lograr aprender mientras se conocen lugares hermosos es la Isla de Malta, un pequeño país de la Unión Europea, donde al parecer sale siempre el sol y hay varias escuelas de inglés que ofrecen cursos para todos los niveles, como Maltalingua.

7. La posibilidad de graduarte con un doble título.

Muchas universidades tienen acuerdos con Universidades en el extranjero para darte la opción de doble titulación,es decir haciendo el último o los últimos años de tu carrera en el extranjero, podrás obtener el título de ambas universidades y esto es una ENORME ventaja, sobretodo si quieres realizar un posgrado en ese país, o vivir ahí en un futuro, pues te ahorrará un montón de trámites.

8. Aprender a vivir solo.

Cuando estudias fuera de tu país, aprendes a manejar un presupuesto, lo que tienes para el mes, o te alcanza o te alcanza, si no lo hacías ya, es hora de ponerte a lavar tu ropa, a cocinar tu comida, a limpiar y ordenar tu casa. Aprenderás a administrarte, a ser independiente, a estar solo y a buscar compañía.

9. Aprender un idioma de la mejor manera.

Si decides ir a estudiar el extranjero para aprender o practicar orto idioma, habrás hecho la mejor decisión pues es estando inmersos en la cultura y hablando todo el día en el idioma que queremos aprender es la mejor manera. Un idioma no se trata solo de aprender la gramática, y la pronunciación, sino de aprender la historia, la cultura y las costumbres del país donde este idioma se habla.

10. Tendrás muchas ventajas en tu vida profesional.

Ya sea que te fuiste a estudiar un idioma, un posgrado o a terminar tu carrera, estudiar en el extranjero te dará algo único: la experiencia internacional. El hecho de que hayas pasado un periodo fuera de tu país en una actividad académica demuestra que sabes planear, luchar por cumplir tus objetivos, adaptarte a nuevos entornos, resolver problemas y que tienes apertura mental para conocer nuevos mundos.

11. Conocerás otros paisajes, otros climas.

¿Sabes lo que se siente estar en la cima de los Alpes, o en un bosque perdido en Canadá, ver al horizonte y observar metros y metros de nieve, o ver los árboles vestirse de café, amarillo, y naranja para después perder poco a poco sus hojas? Aprenderás a adaptarte a nuevas temperaturas al mismo tiempo que conoces otros paisajes naturales que te dejarán sin aliento.

estudiar extranjero, becas extranjero, estudiar inglés, superación, superación personal, aventura, posgrado, becas posgrado

12. Tener un posgrado internacional.

Hoy en día el mercado profesional es muy competitivo y tener un posgrado nos da ciertamente una ventaja, realizarlo en el extranjero te permite no solo tener una mayor ventaja, si eres aceptado en una universidad de prestigio, sino poder conocer la oferta laboral en ese país y, tal vez, hasta realizar prácticas profesionales en ese país.

13. Valorar lo que tienes.

Como dice el dicho “nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido”, en este caso no lo tendrás que perder, basta alejarse un tiempo de tu país, tu familia, tus amigos, para valorarlos como nunca antes y entender lo verdaderamente importantes que son para ti. Nunca cantarás Cielito Lindo con las mismas ganas que cuando estás lejos de México.

14. Conocerte a ti mismo.

Estudiar en el extranjero te enfrenta con el mundo, pero sobretodo te enfrenta contigo mismo, te permite conocer tus miedos, tus más escondidos anhelos, te pone en situaciones en las que puedes descubrir tu fuerza interior,  o talentos de los que no te habías percatado. Te hace descubrirte más allá de tus propias fronteras y ver y creer en todo tu potencial.

15. Ver el mundo desde otra perspectiva.

Estudiar en el extranjero cambia tu manera de ver el mundo, amplia tus horizontes, te da un conocimiento que va más allá de lo que estudias, es un aprendizaje para la vida, ¡una experiencia que puede cambiar la tuya!

Así que si ya te dieron ganas de emprender esta aventura, no lo pienses más, aquí te dejo algunos post que pueden ayudarte a cumplir este deseo:

¡Suerte! Y no dejen de compartir su experiencia en los comentarios, alguno de ustedes ha estudiado en el extranjero, ¿cómo fue su experiencia? ¿lo recomendarían a los demás?

canada, toronto, vivir en el extranjero, expat, motivos, cosas positivas de toronto


15 comentarios

8 motivos para irse a vivir a Toronto.

De las ciudades en las que he vivido Toronto definitivamente es una de mis favoritas, y es que tiene todo: es grande pero no gigante, moverse es fácil, es hermosa, tiene una vida nocturna muy interesante y variada, y encuentras el mundo en una ciudad.

Estos son los motivos por los que les recomendamos viajar o, si tienen la oportunidad, vivir por un tiempo en Toronto:

La comida.

No es que la comida canadiense sea mejor que otras, lo que pasa es que en Toronto puedes comer chino el martes, thailandés el jueves, mexicano el viernes, y griego el domingo. Y no solo eso, sino que en la mayoría de los restaurantes étnicos encontrarán platillos auténticos, y no versiones extrañas.

canada, toronto, vivir en el extranjero, expat, motivos, cosas positivas de toronto

La multiculturalidad.

En Toronto puedes encontrar little Italy, china town, el barrio de los latinos, el barrio griego, etc, etc. Hay personas de todos los orígenes y, al menos según lo que yo pude observar, todos están tan integrados al nivel que desean. Es uno de los lugares donde ví menos racismo, donde las personas no ven el color o el acento de las personas, no se hace diferencia, todos somos iguales, así como debería ser en todo el mundo. Claro que hay sus lamentables excepciones pero bueno, eso en todo el mundo.

 El sistema de transporte.

Suena como una cosa extraña de señalar, pero habiendo vivido en otros lugares como extranjera, me he dado cuenta de lo mucho que el sistema de transporte puede afectar en la calidad de vida de las personas que viven en un lugar. En Toronto es fácil de usar y te lleva a todos lados. Es rápido, limpio y tiene reglas precisas, lo que hace que más personas lo puedan utilizar y por lo tanto que se usen menos los automóviles, y esto si que es de gran impacto: menos tráfico, menos contaminación.

canada, toronto, vivir en el extranjero, expat, motivos, cosas positivas de toronto

La organización.

Los torontenses me dieron la impresión de ser muy eficaces y organizados y esto se refleja en la ciudad. Es limpia, esta muy bien planeada, cuando hay festivales o eventos grandes lo gestionan todo de manera impecable.

El respeto por la diferencia.

En Toronto puedes ir por el metro y encontrarte una chava con los cabellos verdes, o un señor bailando extravagantemente en  la calle y nadie dirá nada. Hay un gran respeto por la diferencia y por la individualidad de la persona. Puedes ser de Timbuktú, o del pueblo de al lado, puedes ser de una u otra religión, te puedes vestir como se te de la gana, y nadie te verá raro, puedes expresar tus ideas más disparadas y todos (o la mayoría) las respetará, estén o no de acuerdo.

canada, toronto, vivir en el extranjero, expat, motivos, cosas positivas de toronto

 

La amabilidad de los toronteses.

Vas a algún café, restaurante o tienda de ropa, todos te recibirán con una sonrisa. Los torontenses tienen un trato muy amable, un tono de voz tranquilo y hablan claro. Se respira un aire de cordialidad por las calles, claro que te puedes encontrar al que de plano no es su día, pero en general el hecho de que cada uno trate al otro con respeto le da una ambiente muy relajado a la ciudad.

Las hojas de maple en otoño.

Hay otras causas naturales por las cuales recuerdo Toronto con mucho amor, cuando termina el verano y el frío comienza a llegar, y te preocupas porque sabes que vienen 6 meses de invierno, alzas la vista y te consuelas con los árboles que se visten de infinitos tonos rojos, anaranjados y amarillos. Las hojas empiezan a caer y el piso se llena de hojas de maple.

 

toronto (2)

La nieve en invierno.

El invierno no es definitivamente mi estación preferida, pero la vista de la ciudad de Toronto y los campos a sus alrededores cubiertos de nieve es mágica. Nunca he visto tanta nieve en un solo lugar, yo vivía en un “basement”, es decir un departamento en el sótano, y cuando salíamos  después de que había nevado toda la noche, al abrir la puerta, nos dábamos cuenta de que la nieve llegaba casi a la mitad de la altura de la puerta y se caía hacia adentro del departamento, teníamos que quitarla para poder salir. Pero a pesar de estos “pequeños” inconvenientes, la ciudad está super preparada para enfrentar la nieve, el transporte público puede tener algunos retrasos, pero funciona, las calles las limpian casi inmediatamente, y las personas siguen su vida.  Eso si, ¡salgan muy abrigados!

Ustedes ¿se han enamorado de algún lugar en el que hayan vivido? nos gustaría saber cómo ha sido su experiencia, ¿qué es lo una ciudad tienen que tener para que les encante?

ballet, bailarina, canada


6 comentarios

Una bailarina en Canadá. Cinco puntos de referencia.

Una de las razones por las que amo la danza es su universalidad. Puedes tomar una clase de ballet aquí o en Japón y la podrás seguir perfectamente. Y es por eso que cuando se trata de irse  a estudiar o a trabajar en el campo de la danza el mundo es un libro abierto.

Hace unos días una amiga me pidió un consejo sobre donde bailar en el extranjero, para mí uno de los mejores destinos para formarse o para trabajar como bailarina es Canadá. Cinco razones: Sus políticas migratorias, más abiertas que en muchos países del mundo; su gente amable y hospitalaria; la situación económica, que es más estable que en otras naciones; su rico multiculturalismo; y que tiene una gran cultura del ballet y de la danza en general.

Por eso fue que hace algunos años decidí irme a probar suerte a Toronto, y terminé con un año lleno de experiencias maravillosas y transformadoras. Claro, siempre hay tropiezos, pero todo sirve como un escalón para volvernos mejores bailarines y personas más fuertes.

Para quién quiere irse a bailar a Canadá, aquí les dejo 5 escuelas o compañías que les pueden servir como punto de referencia.  No son las únicas, claro, son más bien las que conocí más de cerca porque tuve la oportunidad ya sea de tomar clase, trabajar o audicionar en ellas.

 

1. DanceTecEscuela. Toronto.

Si lo que estás buscando es entrenarte con los mejores maestros, este es tu lugar. Lo dirige Kevin Pugh, ex primer bailarín del Ballet Nacional de Canadá y se encuentra en el George Brown College. Antes la sede estaba dentro del Ballet Nacional de Canadá, los salones más hermosos y grandes que he visto, y además teníamos el privilegio de que estrellas de la compañía hacían clase con nosotros de vez en cuando. En Dance Teq he tomado algunas de las clases de ballet más desafiantes, bailadas y divertidas de mi vida. Además el ambiente es muy amigable y respetuoso.

ballet, canada, danza, stretching,

Stretching en el Ballet Nacional de Canadá

 

2. Ontario Ballet Theatre. Compañía. Toronto.

OBT es una compañía que realiza un tour del Cascanueces por toda la región de Ontario. 40 funciones, una compañía de máximo 24 bailarines, Cascanueces entero, sino te entrenas con este tour, no lo harás jamás. Para mí fue una experiencia que me enseñó a sobrevivir una gira, a trabajar en equipo, y a quitarme el vestuario de niño (con todo y peluca) y ponerme tutú y puntas en 20 segundos.

OBT, Ontario Ballet Theatre, compañía de ballet, ballet, danza, Canadá, Ontario

Ontario Ballet Theatre

 

3. Ballet Espressivo. Compañía. Toronto.

Es una compañía pequeña que, al menos en el periodo que bailé en ella, trabaja por proyectos. La directora, Donna Greenberg, es una de las personas más humanas y preocupadas por el bienestar de sus bailarines que yo haya conocido en esta profesión.

 

4. Les Grands Ballets Canadiens de Montreal. Compañía. Montreal.

Dirigida por Gradimir Pankov, esta compañía es una que irrumpe con producciones espectaculares, desde versiones originales de los clásicos hasta innovativos ballets contemporáneos. Normalmente realizan una audición anual y una alrededor de Octubre/Noviembre para su producción del Cascanueces.

 

5. Escuela Nacional de Ballet y Ballet Nacional de Canadá. Escuela y Compañía. Toronto

Si eres joven y talentoso, muy muy talentoso, aquí es donde quieres estar. Tanto la escuela como la compañía realizan audiciones cada año. Para la escuela, los estudiantes internacionales pueden audicionar por DVD. La compañía cuenta también con un programa de aprendices muy atractivo.

ballet, danza, ballet nacional del canada, canada, disciplina, estudiar, bailarin profesional

En uno de los salones del Ballet Nacional de Canadá

 

Así que ya tienes de donde escoger si un día estas en Canadá y mueres por tomar una clase de ballet, o si tu plan es irte a estudiar danza por un periodo, o probar suerte profesionalmente.

¡Suerte! y recuerda baila como si nadie te estuviera viendo.